Mitología clásica: Temis e Iris

La madre de las Horas era la venerable Temis o la Justicia eterna. Constantemente sentada al pie del trono de Zeus, esta diosa aconsejaba cordura en todas las decisiones al señor indiscutible del cielo y la tierra (Zeus). Era, además, la divinidad que imponía el buen orden, no solo en los palacios olímpicos, sino en todo el universo.

Temis

Zeus, no era únicamente el supremo rey del Olimpo, sino que su poder soberano pesaba también sobre los hombres, y cuando, respecto a ellos tomaba, siguiendo los consejos de Temis, cualquier resolución, la encargada de transmitirla era Iris, la mensajera divina.

Diosa de alas brillantes y pies rápidos como el soplo de los vientos, descendía del cielo a la tierra rápidamente, repetía palabra por palabra las órdenes de su señor y, en seguida, desplegando sus alas embellecidas con los colores del arco iris, remontaba el vuelo para ir a sentarse cerca de él en los peldaños del trono y aguardar atenta a que una nueva orden la forzase a emprender otra vez el vuelo y aparecer aquí abajo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s